MINISTERIO A TODA CRIATURA

"TU PALABRA ES VERDAD" jn 17:17

ESTA WEB ESTA DEDICADA A LA RESTAURACION DEL CRISTIANISMO DEL NUEVO TESTAMENTO EN ESTA GENERACION. ¡¡¡¡¡SOLA FIDE, SOLA GRATIA, SOLA SCRIPTURA, SOLA FILIDEO GLORIA.

NOMADAS POS MODERNOS

Escrito por laverdadeterna 21-05-2014 en AMEN. Comentarios (0)

Esos Nuevos Evangélicos: Nómadas Posmodernos


     Existe una masa flotante, una población evangélica, que en su mayoría aunque no exclusivamente, de jóvenes profesionales en sus treintas y cuarentas, solteros y divorciados que no tienen afiliación alguna. Estos y estas son errantes consumidores de productos y producciones religiosas. Nómadas en búsqueda de un Santo Grial, de algún Dorado, y otros del cuerno de la prosperidad.

Buscan de un cristianismo que les haga sentirse bien. Quieren disfrutar de la salvación hoy. Son dados al placer y a la buena vida. ¡Para eso han estudiado y trabajado tanto! Sin embargo, no puede ser cualquier cristianismo pues tienen un fuerte temor a cometer idolatría. Dentro de sí les invade un fuerte sentimiento de culpabilidad, un vacío que no pueden llenar fácilmente.

     Las diferentes iglesias que visitan tratan de domesticarlos, pero nuestros errantes  amigos ya conocen tales rituales y trucos. Esta comunidad de nómadas no tiene organización pero es real, y a su vez imaginaria, y virtual. Es una comunidad informal que por ser transitoria no deja de ser sólida. Su andar es en pequeños grupos, y sus valores posmodernos no les motiva a visitar iglesias “tradicionales”, pues le son aburridas. Les gusta lo bueno, lo nuevo, y a la moda.

Entre el diverso mercado religioso protestante les gusta el anonimato de las grandes megaiglesias evangélicas. Grandes parqueos donde su automóvil se confunde entre otros, grandes auditorios donde su presencia pasa desapercibida, cultos ruidosos donde su voz se pierde entre muchas. Simplemente se entremezclan con aquellos que tienen una afiliación religiosa, y así satisfacen sus necesidades espirituales. Una vez satisfechos pueden criticar a los fieles religiosos de “panderetas”, “legalistas”, y “cerrados”. En tales iglesias, de todos modos, a nadie le importa ni le preocupa quien viene o quien no ha vuelto.

Al no ser el hambre espiritual es el aburrimiento o la desesperanza la que los impulsa a encontrar un lugar religioso que satisfaga sus necesidades semanalmente. Aquellas comunidades religiosas modernas que solicitaban membresía y diezmos, hoy son contrastadas con las crecientes comunidades posmodernas donde todos son bienvenidos y a nadie se le pide cuentas, y las expectativas son mínimas. Les gusta las iglesias cuyos temas sicologístas son prácticos y les hace sentir bien, en contraste con aquel Dios vengador y cascarrabias que acostumbraban escuchar de niños.

Sus historias pueden ser tristes y llenas de dolor. Pues una vez fueron fervientes religiosos, pero ahora llevan consigo las cicatrices de abusos de pastores y hasta de sus propios padres. Algunos de estos errantes nacieron evangélicos, y de vez en cuando visitan alguna iglesia. Sus padres fueron convertidos del catolicismo Romano a un protestantismo legalista. Vivieron su niñez ante un rígido legalismo religioso. Otros nunca recibieron una correcta formación religiosa, y antes de lograr un crecimiento espiritual solido fueron abusados espiritualmente. A tal punto que hoy han llegado a perder confianza en cualquier institución religiosa.

Lo interesante es que son personas que requieren atención, sanidad, hasta una iglesia que responda a sus inquietudes y preguntas. Parecen necesitar de una comunidad cristiana que aun es insipiente en nuestro país, con un liderazgo democrático, de mentoría, y acompañamiento. Es una nueva población que requiere de un nuevo estilo de iglesia.

Algunos de estos nómadas tienden a describir su vida ética de “me comporto como Católico, pero pienso como protestante”. Parecen más bien miembros de la Nueva Era pero con un fuerte arraigo al monoteísmo patriarcal. En realidad, algunos han llegado a crear “su propio dios” con su propia ética. Su dios es libre y les hace sentir bien cuando están haciendo las cosas bien. ¡Su ética parece ser dictada por sus sentimientos!
Después de una noche de fiesta, sus visitas de cada fin de semana depende siempre de quién predica, de la calidad de la música del lugar, de qué tanto el “espíritu” se esta moviendo, o si alguna iglesia no pide muchos requisitos para ser visitada. De esta manera, andan de megaiglesia en megaiglesia, y con el tiempo vuelven en su ciclo de visitas. Sin embargo, su sentido de aventura trastorna a todas estas iglesias, que ven sus sillas llenas pero sus arcas vacías.

Dice bien el sociólogo francés Michel Maffesoli “es en esto en lo que la posmodernidad está emparentada con la premodernidad: la falta de preocupación por el mañana, el gozo del momento, el arreglárselas con el mundo tal y cual es”.  No hay duda que para hoy, y para los años porvenir, necesitamos diseñar una iglesia que atienda a las inquietudes de las poblaciones jóvenes costarricenses. Es necesario que del mismo evangelio emerja una iglesia con compromiso a la misión de Dios, que responda a las inquietudes y vagabundeos de las nuevas tribus posmodernas. En otras palabras, necesitamos construir comunidades cristianas que sean fieles al Texto y fieles al Contexto social emergente de la Latinoamerica de hoy.


un estudio de hechos 2:42

Escrito por laverdadeterna 22-10-2010 en General. Comentarios (2)

«Y Perserveraban: Un Estudio de Hechos 2:42»

web de apologetica cristiana: www.apologistacristiano.blogspot.es

     En el Nuevo Testamento, el capítulo dos del libro de los Hechos es prácticamente uno de los picos más altos entre las muchas montañas de doctrinas bíblicas. Hechos dos es de suma importancia para entender la caída del Espíritu Santo sobre los apóstoles, para escuchar el primer sermón del evangelio predicado bajo el Nuevo Pacto, para prescenciar el primer caso de la conversión de las almas bajo el Nuevo Pacto de Cristo, y para darse cuenta la forma sencilla del culto de los cristianos del primer siglo. De hecho, Hechos capítulo dos es imprescindible para realmente comprender la bíblia. En este estudio, analizaremos Hechos 2:42 para aprender como los primeros discípulos rindieron culto al Señor bajo la guianza de los apóstoles escogidos por Cristo e inspirados por el Espíritu Santo. Nuestro texto comienza con hechos 2:36, donde el apóstol Pedro les declara a los judíos en el día de Pentecostes: «Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo. Al oir esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare, Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación. Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.» Después del himno, volveremos a considerar el significado del último versículo, Hechos 2:42: «Y perseveraban an la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones»:

Nuestro texto es de Hechos 2:42: «y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan, y en las oraciones.» Los pecadores habían clamado, «varones hermanos, ¿qué haremos? Pedros les dijo que tuiveron que arrepentirse y ser bautizados (versículos 37,38). Pero, no basta solamente ser bautizado. Tenemos que seguir en las cosas de Dios para recibir el hogar celestial.

Ellos siguieron, en primer lugar, en la doctrina de los apóstoles. La doctrina es la enseñza. La razón porque los primeros discípulos perseveraban en la enseñaza de los apóstoles es que se daban cuenta de donde provino esa doctrina—de Jesucristo. Cristo les prometió a sus apóstoles en Juan 14:26: «Mas el consolador, El Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que you os he dicho.» Algunas promesas parecidas se encuentran en Juan 16:13 y en Lucas 10:16. Pablo, el apóstol, reclamó enseñar por el poder de Dios también, en 1 Corintios 2:13, y en 14:37. En el primer siglo, las iglesias primitivas no fueron guiadas por las opiniones privadas, tampoco por los anuncios del papado, tampoco por sus sentimientos personales, tampoco por las tradiciones de los hombres, sino por la enseñaza de los apóstoles. Esa enseñanza hoy día se encuentra en el Nuevo Testamento. Por tanto, lo más importante hoy día es volver al Nuevo Testamento, a las enseñanzas apostólicas. Su doctrina es la norma divina (2 Timoteo 3:16,17). (Para inscribirse en nuestro curso bíblico por correspondencia, escriba a: La Verdad Para el Mundo, Apartado 515, Villa Rica, Georgia 30180 EE.UU.; Apartado 515, Villa Rica, Georgia 30180 EE.UU.)

Aún en el Nuevo Testamento se advertió de una apostasía venidera. Por ejemplo, 1 Timoteo 4:1-3 claramente muestra que algunos iban a apartarse de la fe. Históricamente hablando, esa apostasía comenzó muy pronto después de la muerte de los apóstoles. Se puso cada vez más la iglesia en un estado de la apostasía y de la corrupción. Por tanto, hoy día, para agradar a Dios tenemos que volver a la enseñanza pura, sencilla, y original de los apóstoles como hallada en el Nuevo Testamento. Esa doctrina fue una vez dada a los santos para siempre (Judas 3, y Efesios 3:3-5). Puesto que Dios no hizo ningún arreglo para la continuación del oficio del apostolado, entonces no debemos de reclamar tener a los apóstoles entre nosotros. Fue oficio temporal que terminó cuando los apóstoles mencionados en la bíblia murieron. Sus escritos, y los escritos de los compañeros de los apóstoles, los 27 libros del Nuevo Testamento, son la norma para la guianza de la iglesia hoy día. El respetar las doctrinas de los apóstoles es lo mismo de respetar la voluntad de Cristo, porque ellos fueron escogidos por él. Por tanto, en Hechos 2:42 se dice que los primeros cristianos perseveraban en la doctrina de los apóstoles. (Para aprender más de las doctrinas apostólicas, escriba a: La Verdad Para el Mundo, Apartado 515, Villa Rica, Georgia, 30180 EE.UU.; Apartado 515, Villa Rica, Georgia 30180.)

En segundo lugar, Hechos 2:42 dice que perseveraban en la comunión unos con otros. La palabra «comunión» significa «confraternidad,» o «participación de mancomún.» La idea es que no fueron divididos sino unidos en Cristo. Siguieron juntos los primeros dias de la semana adorando a Dios y edificandose el uno al otro en las reuniones de la iglesia (Hebreos 10:25). Hoy día, falta la comunión verdadera entre los cristianos por las divisiones doctrinales que han sido inventadas por los hombres. Tenemos que volver al Nuevo Testamento solamente para realizer nuevamente esa comunión cristiana como existía en la infancia de la iglesia de Cristo.

En tercer lugar, Hechos 2:42 dice que los primeros discípulos perseveraban en el partimiento del pan. Esa frase en este contexto quiere decir la cena del Señor (como instituida por Cristo en Mateo 26:26-28). Pablo explica muy bien en 1 Corintios 11:23-29 como Cristo mandó que se observe su muerte y resurrección a través del memorial de la sagrada cena. Esa cena consta del pan sin levadura y el fruto de la vid, o sea, el jugo de la uva. Cada cristiano tiene el derecho de comer y de tomar de estos elementos. Cristo mandó en Lucas 22:19: «...haced esto en memoria de mí.» Pablo explica que la cena del Señor, el partimiento del pan, es un anuncio de la muerte de Cristo hasta que él venga (1 Corintios 11:26). Es una comunión entre los cristianos y Cristo (1 Corintios 10:16,17). En el primer siglo, los discípulos originales bajo la guianza de los apóstoles observaron la cena del Señor cada primer día de la semana. Hechos 20:7 dice: «El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir el día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.» Fue la costumbre de los primeros discípulos de reunirse como iglesia para partir el pan, para observar la cena del Señor. Debemos de perseverar nosotros en la misma práctica antigua, pura, y original.

En cuarto lugar, Hechos 2:42 explica que los primeros discípulos perseverabana en las oraciones. Es un privilegio orar a Dios y hacer nuestras súplicas y peticiones. Pero, es un privilegio para los redimidos y no para los pecadores (Salmo 66:18). Dios no escucha la oración del pecador (Proverbios 28:9). Por lo tanto, no debemos de predicar a los pecadores ajenos de Cristo que solamente tienen que orar la oración del pecador. Uno tiene que ser cristiano primero para tener el privilegio de la oración. Entonces, en Hechos 2:42, leemos que los primeros cristianos perseveraban en la doctrina de los apóstoles, y la comunión unos con otros, en el partimiento del pan, y en las oraciones. Estimado escucha, si Ud. no pertenece a una iglesia que haga exactamente lo mismo hoy día, ¿por qué no buscar por la iglesia de Cristo en su area donde se practican exactamente estas cosas sencillas y bíblicas? Escríbanos, por favor. Gracias, y hasta la próxima.

Contradicciones tremendas de la watchtower

Escrito por laverdadeterna 06-11-2009 en General. Comentarios (0)

INCREÍBLES CONTRADICCIONES DE LA WATCHTOWER

y1p9Fq92B6paN8usoaYd2YpT1htX8NP7UnPEW6_p945nnr8gkdi8HaL8VreT_YMeOcu2q5ecksVQH0

 

Existen personas que forman parte de la organización religiosa llamada Testigos de Jehová que van en contra de sus propias enseñanzas doctrinales, y lo que es peor aún, que contradicen lo que el mismo Señor enseña en los evangelios. Sin embargo, la sociedad Watchtower extrañamente les permite seguir adelante en la organización, y así mantener sus importantes puestos de autoridad, a pesar de haber ellos incurrido en una evidente apostasía. Ver siguiente vídeo:

 

El Dios ilegal de los apostoles modernos

Escrito por laverdadeterna 06-11-2009 en General. Comentarios (1)

¿Está Dios ilegal en la Tierra?

-por Jorge L Trujillo


Jeremías 23:23-34

  "¿Soy yo Dios de cerca solamente,

dice Jehová, y no Dios de lejos? 24  ¿Se ocultará alguno,

dice Jehová, en escondrijos donde yo no lo vea? ¿No lleno yo,

dice Jehová, el cielo y la tierra?


Estábamos todos en nuestro carro familiar e íbamos rumbo a la iglesia; al llegar a una de las intersecciones la luz de tránsito cambió a rojo y me tuve que detener.  Pronto notamos que un desamparado pedía limosna a los ocupantes de los carros que paraban en la intersección.  Cuando pasaba cerca del nuestro, le hice señal para darle algo de dinero.  Los niños me preguntaron ¿por qué le daba dinero? y les expliqué que el hombre tenía necesidad porque seguramente no tenía casa, ni comida, ni ropa, y que de esa manera podía suplir de alguna forma su necesidad para un plato de comida, desde ese entonces me pedían el dinero para ser ellos quien le daban algo a los desamparados que se paraban a pedir en la intercesión.  Quizás usted se preguntará, ¿Qué tiene que ver esa historia con el título de este escrito?, lo cierto es que tiene que mucho ver y es lo que trataré de explicar en lo que sigue de este artículo.  Sucede que se ha levantado un novedosa ‘doctrina’ en algunos círculos ‘evangélicos’ que dicen que Dios no puede hacer nada en la tierra porque está ilegal y que por lo tanto necesita el permiso del hombre para poder operar en la tierra.

La “Doctrina”

El proponente principal de esta enseñanza es Myles Munore (M.M.), un pastor de las Bahamas el cual vi hace unos años (2003) en el canal de televisión de TBN siendo entrevistado por Benny Hinn.  En su entrevista, M.M. exponía muy hábilmente su concepto de la ilegalidad de Dios sobre la faz de la tierra, palabras que Benny Hinn encontraba maravillosas y que según el mismo admitía “nunca antes había escuchado.”  Personalmente me pareció extraña la forma de pensar de M.M. y no es de sorprendernos que Benny Hinn recibiera tan fácilmente todo lo que este hombre decía sin problema alguno.  Aunque no me gustó mucho lo dicho, pensé que eso no tendría trascendencia alguna al ser algo tan lejos de la realidad de lo que enseña la Biblia. Sin embargo, a veces subestimamos el poder de la ignorancia bíblica y pensamos que “los hombres de Dios” de veras pueden discernir el error y rechazarlo, pero mi interés por investigar un poco más y alentar el pueblo de Dios contra tan extraña doctrina fue despertado cuando hace unos casi cuatro años atrás (2005), mientras miraba el canal de TBN, el invitado en esa ocasión era el pastor “apóstol” Guillermo Maldonado (G.M.) de Miami. G.M. tuvo la oportunidad de predicar un breve mensaje en inglés, y lo que hizo fue repetir los mismos conceptos, casi palabra por palabra, que había visto decir a M.M unos años antes.  Las cosas que tanto M.M. como G.M. dijeron me causaron tanta preocupación en cuanto a lo que esta falsa enseñanza representaba para los creyentes del mundo hispano que fui al sitio de TBN y transcribí
el sermón de Guillermo Maldonado
y lo compartí con algunos ministros y hermanos cristianos para que estuvieran al tanto de la ‘nueva enseñanza’ que ya subía con fuerza dentro de la iglesia.  Así ha sido, las ideas de M.M se han extendido no solamente en el mundo de habla inglesa sino también entre los hispanoparlantes.

Vivimos en un tiempo donde se pone la ‘nueva revelación bíblica’, (queriendo decir con eso, otra forma de entender la Biblia) muy por encima de la forma histórica de cómo el Cristianismo lo ha entendido.  El ‘nuevo apostolado’ que mantiene un gran sector de la iglesia profesante cautiva bajo su dominio, se jacta de traer “nueva revelación” y “nuevo entendimiento” a la iglesia, pero que va contra el entendimiento histórico y cristiano de la Biblia.

Buscando información adicional sobre el tema encontré los videos un mensaje predicado por M.M. en el 2003 titulado “El propósito de la oración[i]”.  En esa predicación M.M. expone lo que él piensa es el propósito de la oración y declara sin ningún tipo de reservas que “Dios está limitado por su palabra”, que “Dios es soberano hasta que abre la boca”;  “cuando Dios habla, Dios deja de ser soberano porque tiene que atarse así mismo a la palabra que ha hablado.”  En ese sermón M.M. sigue explicando con todo lujo de detalles su teoría sobre “el propósito de la oración” y dice que después de Dios haber creado al hombre sobre la faz de la tierra, “el señaló el momento específico cuando nació la oración”. Según M.M., en Génesis 1:26 Dios declaró al hacer al hombre: (diciéndolo, no leyéndolo) “hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza y que tenga dominio sobre la tierra.”  El pastor M.M., procede a explicar que Dios no se incluyó en este dominio sobre la tierra sino que se excluyó así mismo. Según M.M., Dios creó al hombre espiritual en Génesis 1 pero en Génesis 2 creó el cuerpo físico para meter al hombre espiritual que había creado dentro de ese cuerpo de tierra[ii].  Eso, según las enseñanzas de M.M., significa que el ser ‘espiritual’ está ilegal en la tierra por lo cual debe tener un cuerpo físico para poder funcionar, y de esa manera concluye que como Dios es un ser espiritual, por eso, está ilegal en la tierra y no pude hacer nada que el hombre, quien sí está legalmente, no le de permiso para hacer ya que el dio al hombre ‘dominio’ sobre la tierra.  Como Dios no tiene ese dominio, el depende del permiso del hombre, y dice “Por lo tanto, si algo ha de ser hecho en la tierra, tiene que ser hecho por un espíritu con un cuerpo”; y si el hombre no le da permiso a Dios, él no puede hacer nada porque es ilegal que él lo haga. M.M. también indicó en su mensaje que Jesús es el cuerpo de Cristo; María es madre de Jesús pero no es madre de Cristo.  M.M. dice (sin fundamento bíblico alguno) que Dios le pidió a María que le prestara su vientre para que Jesús naciera y fuese de esa manera legal en la tierra y que después que Dios recibió el permiso de María, entonces pudo entrar a su cuerpo.  Luego, sigue diciendo M.M. (aun sin fundamento bíblico) que “Jesús murió en la cruz pero que Cristo no murió; Cristo bajó al infierno y le arrebató las llaves al diablo.”  El describe a Cristo teniendo una conversación con el diablo en el infierno, en la cual el diablo se sorprende al ver al espíritu de Cristo viniendo ante él y le dice que está ilegal, a lo que Cristo responde, yo estoy legal porque el cuerpo de Jesús esta muerto allá arriba, y de esa manera, Cristo entonces llega hasta donde está el diablo y le quita las llaves de la muerte, el hades y el infierno al diablo ante la presencia de todos los demonios (esto es producto de la imaginación de M.M pues  tampoco tiene fundamento bíblico). Los aplausos de la congregación se escuchaban fuertes, la gente se alegraba al oír las palabras de M.M., situación que solo puedo calificar de muy triste, ya que toda esa historia no está en la Biblia sino en la mente de M.M.

La oración como ‘permiso’ otorgado a Dios

¿Necesita Dios el permiso del hombre para funcionar en la tierra? El enfoque principal de M.M. está supuestamente puesto en que las personas hagan oración, aunque eso sería una buena meta, lo cierto es que si las razones para alcanzar la meta son equivocadas, la meta misma está equivocada.  Si el motivo de la oración no es las correcto, la oración, por mucha que sea, no sirve absolutamente de nada y ese es el problema que crea M.M. con su teoría.  La creencia del permiso dado a Dios por medio de la oración parte de su creencia, como abiertamente lo declara, que Dios está limitado y la oración fue creada a causa de la limitación de la palabra de Dios. M.M dice:

Whatever God says becomes law to creation and also to God. God is sovereign until he speaks but when he speaks, he becomes ‘trapped’ by what he says and that is why God doesn’t speak too much. When he speaks, his sovereignty becomes ‘limited’ by his word.  Prayer was created by the limitation of God’s word.

[Cualquiera cosa que Dios dice, se convierte en ley para su creación y también para el mismo Dios.  Dios es soberano hasta que habla, pero cuando el habla, el se atrapa a sí mismo por lo que dice y por eso es que Dios no habla mucho. Cuando el habla su soberanía se hace ‘limitada por su palabra. La oración fue creada por la limitación de la palabra de Dios.]

M.M. dice que Dios quiere que la gente ore para que Él pueda usarlo: “Dios no le usa porque usted es puro, Él (Dios) le usa porque él está atrapado.”

M.M. declara:

God cannot interfere on earth without a human.  What is prayer? I define it this way: Prayer is man giving God a license to interfere in planet earth… I want you to find in the anywhere Bible where God did anything without a human… God don’t use you because you are pure, he uses you because he is trapped.

[Dios no puede interferir en la tierra sin un humano. ¿Qué es la oración? Yo lo defino de esta manera: Oración es el hombre otorgando licencia a Dios para interferir en el planeta tierra… Yo quiero que usted encuentre cualquier lugar en la Biblia donde dios hizo algo sin un humano… Dios no le usa porque usted es puro, el le usa porque él está atrapado.]

No solamente M.M. dice que la oración es permiso a Dios por parte del ser humano sino que relata la historia de Abraham de manera que Dios mismo toma la iniciativa de buscar permiso de los hombres para destruir Sodoma y Gomorra, el dice que: “Dios le dijo a Abraham, voy a destruir [a Sodoma y Gomorra], Abraham dijo ¿porqué vienes a mí?” y Dios le contesta “necesito un humano, necesito alguien que me de permiso”, y Abraham hizo un negocio con Dios y siguieron negociando y Dios tuvo que cooperar con el negocio y Abraham le dijo “ok Señor es suficiente ve y destrúyeles y Dios dijo ‘muchas gracias’ y los destruyó.”  Seguidamente M.M. sigue hablando sobre la historia de Moisés: “el (Dios) dijo Moisés he escuchado el llanto de mi pueblo y he venido a liberarlos,” y Moisés le pregunta: “¿Porque vienes a mi?” Y él dice “porque tú eres hombre Moisés y necesito permiso.  Mientras la gente aplaude M.M. sigue predicando y dice “sus oraciones ahora serán contestadas porque ahora usted sabe cuan valioso es para Dios…el poder que usted tiene es su cuerpo.”

La sanidad física es para ayudar a Dios

M.M. dice lo siguiente:

Tu cuerpo es la cosa más importante para Dios… de hecho, Dios está tan comprometido con tu cuerpo que ha provisto un programa llamado sanidad.  Dios le va a sanar esta noche porque él necesita tu cuerpo no porque él le quiere hacer sentir mejor, usted no entiende la sanidad.  Digo que Dios le va restaurar esta noche físicamente no porque él quiere que usted se sienta bien sino porque él necesita el cuerpo en el que usted vive…  Dios no quiere sanarle para que usted se sienta bien, el quiere sanarle porque el necesita su cuerpo, él le va a sanar por amor a sí mismo.  Dígale a Dios, sáname porque tú necesitas mi cuerpo.  Usted ve, Dios es un espíritu y el está ilegal aquí sin un cuerpo.

Lo dicho anteriormente por es de suma importancia ya que es una explicación bastante interesante para la razón por la que Dios sana la gente, sin embargo, resulta intrigante que M.M. no provee ni una sola cita bíblica para respaldar tal aserción.

¿Qué Dice Verdaderamente la Biblia?

Las personas con las que he compartido este asunto se han quedado boquiabiertas de asombro ante tales declaraciones.  Sin duda, lo que la Biblia enseña es diametralmente opuesto a lo que se dice por medio de esta nueva enseñanza.  Hay varios puntos que hemos de discutir para poder entender verdaderamente el mensaje bíblico en cuanto a los temas relacionados a esto.  Hablaremos del verdadero mensaje bíblico acerca de la soberanía de Dios, de la oración, de la enfermedad y la sanidad, de papel del hombre y de si Dios necesita o no necesita permiso humano.

Distorsionando La Soberanía de Dios

Comenzamos por señalar que M.M. inicia presentando (de forma errada) lo que él llama “la soberanía de Dios” y lo hace de tal manera que los soberanistas más extremos la detestarían.  Al principio de su mensaje M.M. formula una serie de interrogantes sobre la oración de manera retórica de la siguiente manera:

¿Si Dios es soberano, porqué orar?; ¿Porque he de orar si Dios no es influenciado por mí?” y luego repite “¿Si Dios es soberano y no es influenciado por la gente porque él ha de hacer lo que va a hacer de todas maneras, entonces porqué orar?

M.M. lo presenta como una forma de pensamiento tal que al considerar la soberanía de Dios de esta manera, la gente no vea razón alguna para pasar tiempo orando.  M.M. presenta la “soberanía de Dios” como a un tirano que no le importa siquiera sus propios hijos o su pueblo, pero la Biblia es clara que tal visión de Dios es falsa y los teólogos respetados que creen en la soberanía divina no lo creen de esa manera; pero es obvio que tal presentación falsa por parte de M.M. es un espantapájaros, un hombre de paja presentado con el único fin de preparar el escenario y la mente de la audiencia para de introducir “la revelación” que según él declara, le fue dada hace 23 años atrás como lo hemos expuesto en la primera parte de este estudio.  M.M. sigue diciendo lo siguiente en torno a lo que él considera como base para entender correctamente la soberanía de Dios:

a.      Dios es tan soberano como su palabra

b.      Dios está limitado por su palabra

c.      Dios nunca violará su palabra

Esto, por supuesto podría ser correcto si ‘la explicación’ dada fuese la correcta, pero no lo sería si es mal interpretado como lo hace M.M. 

¿Dios es tan soberano como su palabra?

Primeramente, M.M. quiere decir y dice textualmente  que “la soberanía de Dios termina cuando Dios abre la boca”. Eso por supuesto es un gran error por no llamarlo herejía.  La Biblia nos presenta a Dios como el que tiene la última palabra, y cuando El habla ‘establece’ su soberanía de tal manera que nadie puede ir contra lo su palabra ha establecido, es decir, la palabra de Dios no es para limitar a Dios sino para limitar su creación como máxima autoridad sobre ella, por lo tanto cuando Dios habla no ‘limita’ su soberanía sino que la ‘afirma’.  Seguramente usted ha escuchado a alguien decir “te doy mi palabra de hombre”.  La idea de que alguien hable algo de esa manera ‘afirma’ que ha de cumplir irrevocablemente lo que ha dicho, ¿Cuánto más Dios? La soberanía de Dios implica que El ‘hace’ todo lo que quiere en los cielos y la tierra y eso incluye lo que el habla. Cuando Dios habla, tenemos Su “palabra de Dios”:

Salmos 135:6

 

Todo lo que Jehová quiere,  lo hace,   en los cielos y en la tierra,   en los mares y en todos los abismos.

 

Hebreos 6:16-20

                            

Los hombres ciertamente juran por uno mayor que ellos,  y para ellos el fin de toda controversia es el juramento para confirmación. 17  Por lo cual,  queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo,  interpuso juramento, 18  para que por dos cosas inmutables,  en las cuales es imposible que Dios mienta,  tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros.19  La cual tenemos como segura y firme ancla del alma,  y que penetra hasta dentro del velo, 20  donde Jesús entró por nosotros como precursor,  hecho Sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.

La palabra de Dios expresa ‘Su querer’ y al hacerlo afirma su soberanía.  Cuando estudiamos la Biblia, nos damos cuenta que el nombre de alguien por lo general va fuertemente ligado al propósito o carácter de esa persona.  Cuando se trata de Dios es igual el concepto. El dijo a Moisés que su nombre era “YHWH” (Jehová), que significa ‘YO SOY’, dando a entender que era autosuficiente sin necesidad de nada. Otros nombres de Dios en la Biblia expresan verdades sobre El. Por ejemplo Jesús significa salvador o Jehová Salva, eso indica que en la persona de Jesús hallamos salvación.  Cuando Dios habla, su palabra es una expresión de su voluntad y por lo tanto el hablar de Dios expresa su carácter. Es por eso que el Salmista dice que ‘la palabra’ de Dios es conforme a ‘su nombre’. Dios no habla por hablar y lo que dice expresa su persona, su carácter, su poder, su magnificencia, su voluntad y su soberanía:

Salmo 138:2 

Me postraré hacia tu santo templo, y daré gracias a tu nombre por tu misericordia y tu fidelidad; porque has engrandecido tu palabra conforme a todo tu nombre.

¿Dios está limitado por su Palabra?

Dios no puede hablar y enredarse o limitarse a sí mismo como uno que no tiene control sobre sus palabras y que habla a la ligera. Tanto G.M. como M.M deberían aprender de eso y tomar consejo:

Eclesiastés 5:2-7 

 

No te des prisa a abrir tu boca,  ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios,  porque Dios está en el cielo,  y tú sobre la tierra.  Sean,  por tanto,  pocas tus palabras. 3  Porque de las muchas ocupaciones vienen los sueños,  y de la multitud de palabras la voz del necio. 4  Cuando a Dios hagas promesa,  no tardes en cumplirla,  porque él no se complace en los insensatos.  Cumple lo que prometes. 5  Mejor es no prometer que prometer y no cumplir. 6  No dejes que tu boca te haga pecar,  ni delante del ángel digas que fue por ignorancia.  ¿Por qué hacer que Dios se enoje a causa de tus palabras y destruya la obra de tus manos?  7  Pues,  donde abundan los sueños abundan también las vanidades y las muchas palabras.   Pero tú,  teme a Dios.

En segundo lugar, decir que Dios “está limitado por su palabra” como fin de encajonar a Dios es simplemente presentar a Dios como un tipo que “metió la pata” al abrir la boca; como uno que habla a la ligera sin considerar las repercusiones de lo que está diciendo  y es por esa razón que M.M. dice “por eso Dios no habla mucho”.  Pero supongamos que no es eso lo que M.M. quiere decir, ¿Qué entonces puede significar? ¿Significa que Dios a sabiendas se propuso limitarse, dejar de tener control absoluto como Dios para quedar a merced de sus criaturas? Si es eso, el caso tan horrible como el primero o peor porque entonces el hombre es convertido en Dios y dejaría a Dios a la merced de su creación, que de paso, debemos recordar, que está bajo pecado.

¿Dios no viola su Palabra?

Hay dos formas en que Dios habla, condicionalmente e incondicionalmente. La palabra de Dios condicional puede ser revocada, sin embargo, la palabra de Dios incondicional no puede ser revocada.

1 Samuel 2:30 

Por tanto, el SEÑOR, Dios de Israel, declara: "Ciertamente yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí para siempre"; pero ahora el SEÑOR declara: "Lejos esté esto de mí, porque yo honraré a los que me honran, y los que me menosprecian serán tenidos en poco.

Las palabras condicionales de Dios están sujetas a cambio como respuesta a alguna acción del hombre, de ahí que la Biblia que dice que Dios se arrepintió. Por ejemplo, la siguiente cita es una declaración que se refiere a la firmeza de Dios en su Palabra de la cual no hay arrepentimiento:

Números 23:19 

Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta. ¿Lo ha dicho El, y no lo hará?, ¿ha hablado, y no lo cumplirá?

La siguiente palabra, sin embargo, nos muestra el aspecto ‘condicional’ de la palabra de Dios de la cual Dios se arrepiente de algo que habló que iba a hacer:

Jeremías 26:19

"¿Acaso lo mataron Ezequías,  rey de Judá,  y todo Judá?  ¿No temió a Jehová y oró en presencia de Jehová,  y Jehová se arrepintió del mal que había hablado contra ellos?  ¿Haremos,  pues,  nosotros un mal tan grande contra nosotros mismos?"

¿Qué es la Soberanía de Dios?

Lo cierto es que la doctrina de la soberanía de Dios no significa que Dios no escucha la oración de sus hijos.  Ningún maestro serio de la Escritura, por mucho que crea en la soberanía divina, puede haber enseñado jamás tal disparate; si bien se dice que la oración es parte del plan de Dios para llevar a cabo sus propósitos, los que creen en la predestinación soberana ven la oración como un elemento importante en el cumplimiento del plan divino y que los planes y propósitos divinos incluyen la oración.  Se suele decir que Dios no solamente establece el fin sino también los medios para ese fin y uno de esos medios tan importantes son la oración de sus hijos.  Por lo tanto, la gente ora porque Dios ha establecido que por medio de sus oraciones, se ha de cumplir el propósito divino tanto en ellos como en otras personas. 

El decir que “Dios va ha hacer lo que le da la gana sin importar o tomar en cuenta las oraciones de su pueblo,” es una distorsión de la verdadera doctrina de la soberanía de Dios que solo sirve para edificar un hombre de paja, un espantapájaros al cual luego se pegará un fósforo encendido para finalmente decir que se ha destruido una doctrina falsa cuando a la verdad tal doctrina no existe sino en la creatividad y el engaño de quien la ha propuesto. 

Dios escucha la oración de sus hijos y la única ‘excepción’ que la Biblia pone a la oración para que esta sea escuchado es que sea hecha “conforme a sus voluntad” (1 Juan 5:14) y eso es lógico y racional. Las oraciones de los cristianos son escuchadas y contestadas cuando van de acuerdo al plan de Dios y el plan de Dios para sus hijos es siempre bueno y beneficioso (Romanos 8:29). Por lo tanto si Dios no siempre contesta es porque simplemente no va de acuerdo a Su buen propósito y voluntad para nosotros, aunque no lo veamos de esa manera, Dios sabe mucho más.  Tome por ejemplo la petición de nuestros propios hijos, nosotros no siempre le damos a ellos lo que nos piden, no porque queramos hacer lo que nos da la gana y poner oídos sordos a las peticiones que nos hacen sino porque sabemos que es lo mejor para ellos aunque a ellos le parezca lo contrario.  Mis hijos quisieran estar comiendo dulces todo el día y no comer comida saludable, por eso, cuando vamos a alguna fiesta de cumpleaños y ellos vuelven con las bolsitas llenos de dulces y caramelos, mi esposa y yo las escondemos para que no les haga daño tanto dulce.  ¿Cuántas veces he dicho ‘no’ a mis hijos a alguna petición que me han hecho? Seguramente que usted, si tiene hijos, ha hecho lo mismo. Hay momentos en que debemos decir ‘no’ a nuestros hijos por el bienestar de ellos mismos. Todos los padres con la cabeza en buen estado quieren lo mejor para nuestros hijos, cuanto más Dios para con nosotros. No es que Dios sea un caprichoso que no le importa lo que sus hijos quieren sino que es un buen Padre y le interesa el bienestar de sus hijos.  Cuando nuestras peticiones van conforme a su voluntad y de acuerdo a lo que es bueno y beneficioso para nosotros, Dios nos escucha y nos concede los deseos de nuestro corazón, igual que hacemos nosotros con nuestros propios hijos.

La Biblia nos presenta a Dios como un padre que ‘contesta’ los deseos del corazón de sus hijos: “deléitate así mismo en Jehová y el te concederá los deseos de tu corazón” (Salmos 37:4). El mismo Jesús dijo lo siguiente:

Mateo 7:7-11

         

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 8  Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 9  ¿O qué hombre hay entre vosotros que si su hijo le pide pan, le dará una piedra, 10  o si le pide un pescado, le dará una serpiente? 11  Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le piden?

 

¿Cuál es entonces la doctrina bíblica de la soberanía de Dios? El diccionario bíblico Easton define la soberanía de Dios de la siguiente manera: “Su derecho absoluto a hacer todas las cosas de acuerdo a su propio placer”.  Otra definición de soberanía es esta: “Ser soberano es poseer suprema autoridad y poder de tal manera que uno está en total control y puede hacer todo cuanto desea.”

Finalmente la soberanía de Dios es presentada en tres categorías por Sinclair Ferguson y señala que implica por lo menos tres cosas:

 

1.      Propiedad – Todas las cosas son de Dios, toda la creación, nada de lo que existe está fuera de su posesión.

2.      Autoridad – Dios tiene el derecho absoluto de imponer Su voluntad en sus criaturas. Sin embargo, su voluntad no es caprichosa, sino que está en línea con Su naturaleza la cual es perfectamente santa y justa.

3.      Control – Nada ocurre que esté fuera de la voluntad de Dios, El es el máster de todo lo que pasa.

 

La soberanía de Dios es más que algo simplemente teórico, es algo real.  Cuando nosotros oramos a Dios lo hacemos porque sabemos que El ‘puede’ en realidad resolver nuestro problema y que no solo puede sino que ‘lo resuelve’. Dios tiene propiedad, autoridad y control de todas las cosas,  por eso podemos orar a Él.  Solamente cuando reconocemos la soberanía de Dios sobre todas las cosas, podemos orar confiadamente (en fe) sabiendo que estamos acercándonos a alguien que de verás puede resolver y ha de resolver nuestros asuntos porque El está por encima de todas las cosas y tiene control absoluto de todo. Es precisamente una visión correcta de la soberanía de Dios el mejor incentivo y la mejor motivación para una vida de oración:  

2 Crónicas 14:11

Entonces Asa invocó al SEÑOR su Dios, y dijo: SEÑOR, no hay nadie más que tú para ayudar en la batalla entre el poderoso y los que no tienen fuerza; ayúdanos, oh SEÑOR Dios nuestro, porque en ti nos apoyamos y en tu nombre hemos venido contra esta multitud. Oh SEÑOR, tú eres nuestro Dios; que no prevalezca hombre alguno contra ti.

Hebreos 11:6

Y sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que El existe, y que es galardonador de los que le buscan.

La Biblia dice que Dios no solamente tiene control sobre la naturaleza sino también que controla la voluntad del hombre para llevar a cabo sus planes, librar a sus hijos y glorificar su nombre. Esa era la confianza que tenían las personas en la Biblia que venían ante Dios en oración y es la que debemos tener nosotros también.  Tomemos por ejemplo la oración de Josafat, rey de Judá. La única razón por la que este rey pudo venir ante Dios en oración es porque reconocía que Él era soberano y que verdaderamente era el único que podía librarle de mal que venía sobre él y por eso, en su oración, tomaba tiempo para nombrar las hazañas y portentos que Dios había hecho en el pasado.  La razón por la que él podía confiar en Dios es porque estaba seguro que había dominado poderosamente en situaciones anteriores y ahora podía seguirlo haciendo, “el es el mismo ayer, hoy y por los siglos” (Hebreos 11:8).  Leamos la oración de Josafat:

2 Crónicas 20:5-11

 

Entonces Josafat se puso en pie en la asamblea de Judá y de Jerusalén, en la casa del SEÑOR, delante del atrio nuevo, 6  y dijo: Oh SEÑOR, Dios de nuestros padres, ¿no eres tú Dios en los cielos? ¿Y no gobiernas tú sobre todos los reinos de las naciones? En tu mano hay poder y fortaleza y no hay quien pueda resistirte. 7  ¿No fuiste tú, oh Dios nuestro, el que echaste a los habitantes de esta tierra delante de tu pueblo Israel, y la diste para siempre a la descendencia de tu amigo Abraham? 8  Y han habitado en ella, y allí te han edificado un santuario a tu nombre, diciendo: 9  "Si viene mal sobre nosotros, espada, juicio, pestilencia o hambre, nos presentaremos delante de esta casa y delante de ti (porque tu nombre está en esta casa), y clamaremos a ti en nuestra angustia, y tú oirás y nos salvarás." 10  Y ahora, he aquí, los hijos de Amón y de Moab y del monte Seir, a quienes no permitiste que Israel invadiera cuando salió de la tierra de Egipto (por lo cual se apartaron de ellos y no los destruyeron), 11  mira cómo nos pagan, viniendo a echarnos de tu posesión, la que nos diste en heredad.

La confianza de Josafat en Jehová Dios estaba basada precisamente en la soberanía,  “gobierno o control absoluto” que Él tiene “sobre todos los reinos de las naciones” y porque “en Su  mano hay poder y fortaleza y no hay quien pueda resistirle”. La soberanía absoluta de Dios no es razón para huir de la oración sino que es la misma base sobre la cual se fundamenta nuestra confianza para la oración.  El decir “no voy a orar porque Dios es soberano”, es simplemente trastornar la realidad del porque oramos y lo que verdaderamente significa la soberanía de Dios y su reacción ante el clamor de sus hijos.

¿Cuál fue el domino dado al Hombre?

Es cierto que Dios ha dado dominio al hombre, pero la pregunta que debemos hacernos es ¿dominio sobre qué y para qué? Tristemente muchas personas creen todo lo que se les  dice sin hacer un estudio personal y directo de lo que la Biblia dice.  Una de las virtudes de los cristianos cuidadosos es que toman tiempo para ‘escudriñar las Escrituras para ver si las cosas son así” como se les predica.  Eso fue lo que hicieron los discípulos de Berea cuando oyeron a Pablo predicando y eso es lo que debemos hacer nosotros.  Mientras escuchaba este predicador, fui a leer de nuevo la cita mencionada (Gen. 1:26). Una mirada rápida al texto nos deja claro que nada de lo que allí se menciona tiene que ver con lo que M.M. presenta.  El dominio establecido no tiene que ver con la exclusión o ilegalidad de Dios de los asuntos en este mundo sino con el dominio del hombre como ser creado por encima de todo lo demás que Dios había creado, particularmente el mundo animal; leamos en contexto:

Génesis 1:24-31

                            

Entonces dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género: ganados, reptiles y bestias de la tierra según su género. Y fue así. 25  E hizo Dios las bestias de la tierra según su género, y el ganado según su género, y todo lo que se arrastra sobre la tierra según su género. Y vio Dios que era bueno. 26  Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra. 27  Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 28  Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra. 29  Y dijo Dios: He aquí, yo os he dado toda planta que da semilla que hay en la superficie de toda la tierra, y todo árbol que tiene fruto que da semilla; esto os servirá de alimento. 30  Y a toda bestia de la tierra, a toda ave de los cielos y a todo lo que se mueve sobre la tierra, y que tiene vida, les he dado toda planta verde para alimento. Y fue así. 31  Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y fue la mañana: el sexto día.

El dominio dado al hombre es “sobre los peces del mar, las aves del cielo, sobre los ganados sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra”.  El hombre a raíz de su estado exaltado de creación “a imagen de Dios”, poseía una mayor capacidad que todo lo demás creado y por eso y en esa semejanza, tenía dominio sobre todo lo demás creado en la tierra. Dios puso al hombre como ‘mayordomo’ de la creación pero Dios seguía siendo el dueño.  El texto no dice por ninguna parte, ni siquiera sugiere, que Dios se sometería a la voluntad del hombre para depender del permiso humano si Él deseaba hacer algo en el mundo. 

Dios NO necesita nuestro permiso

Usted y yo necesitamos el permiso de Dios, no al revés.  La Biblia dice que cuando oremos debemos orar “conforme a su voluntad” y desear que “se haga Su voluntad como en el cielo también en la tierra” (Mateo 6).  Si lo que usted y yo pedimos no es conforme a la voluntad de Dios y de acuerdo a lo que Dios quiere, entonces es pecado.  Santiago dice que debemos decir “si Dios quiere” iremos y haremos esto o aquello. Indicando que si Dios no quiere, nuestros planes no sirven de nada.  La Biblia es clara que es el hombre quien depende del permiso divino para hacer cualquier cosa en la tierra y si lo que el hombre hace no va de acuerdo a “lo que Dios quiere” (eso es pecado), se verá en serias consecuencias:

Hechos 18:21

Sino que [Pablo] se despidió de ellos, diciendo: Volveré a vosotros otra vez, si Dios quiere. Y zarpó de Efeso.

1 Pedro 3:17 

 

Porque mejor es que padezcáis haciendo bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo mal.

Hebreos 6:3 

…Y esto haremos, si Dios lo permite. (¡Si Dios da permiso!)

Santiago 4:15 -16

 

Más bien, debierais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello 16  Pero ahora os jactáis en vuestra arrogancia; toda jactancia semejante es mala.

Para entender cómo funciona la voluntad del hombre en relación a la voluntad de Dios debemos entender que la Biblia clasifica los planes de Dios en tres áreas principales, (1) decretos, (2) mandamientos y (3) promesas.  Los decretos divinos se han de cumplir inalterablemente porque Dios así lo ha determinado. Los mandamientos son ordenes que Dios da a los hombres sobre el deseo de su voluntad para su comportamiento, estos a menudo fallan en cumplirse a causa de la naturaleza del hombre y es conocido como pecado.  Solo Jesús pudo cumplir perfectamente todos los mandamientos de Dios. Finalmente, las promesas son a veces condicionales y otras veces incondicionales. Eso indica que algunas se cumplen ‘si’ algo ocurre por parte del hombre y otras promesas son se han de cumplir porque Dios hará que se cumplan, estas promesas caen bajo los decretos inmutables de Dios.

El Reto de Myles Munroe

En su mensaje M.M. se dirige a su audiencia y les lanza el siguiente reto: “Yo quiero que usted encuentre cualquier lugar en la Biblia donde Dios hizo algo sin un humano”.  Con esto M.M. quiere decir que Dios necesita ‘permiso’ de un humano o necesita tener ‘un cuerpo de un ser humano’ para ser legal en la tierra.  M.M. parece muy confiado que nadie podrá encontrar una sola ocasión para destruir su reto, sin embargo, un estudio ligero de la Biblia nos demuestra que no una sola vez, sino muchas veces Dios actúa sin el permiso otorgado ni por oración, ni por consentimiento previo ni siquiera la ‘fe’ de los involucrados y hace cosas sin contar con el cuerpo de un ser humano.  Considere lo siguiente para ver si Dios verdaderamente necesita el permiso de un ser humano para usarlo en alguna tarea:

·         Dios puso a Adán en el huerto sin pedirle permiso o aprobación

·         Dios le dio una mujer a Adán sin preguntarle si la quería

·         Dios destruyó la vida y la paz de Job sin su previo consentimiento y aprobación

·         Dios llamó a Abraham y le ordenó que saliera de la tierra

·         Dios escogió a Jacob para ser patriarca de Israel sin su previo consentimiento (fue escogido antes de nacer)

·         Dios escogió a José para ser llevado cautivo a Egipto sin su previa aprobación

·         Dios envió a Moisés a Egipto sin su permiso aunque este puso excusas para no ir

·         Dios levantó al Faraón para mostrar su poder en el sin pedirle permiso para hacerlo

·         Dios envió a Jeremías a predicar en contra de su disposición (fue escogido antes de nacer)

·         Dios envió a Jonás a predicar a Nínive y lo llevó a la fuerza, en contra de su voluntad

·         Dios dio poder a Nabucodonosor (un pagano) sin contar con su permiso y autorización

·         Dios puso en poder a Ciro (un pagano) sin contar con su previo consentimiento

·         Dios no le pidió permiso a José para usar el cuerpo de María para incubar a Jesús

·         Dios invadió el cuerpo de María para que naciera Jesús sin contar con su previo consentimiento

·         Dios salvó a Pablo cuando este iba camino a Damasco persiguiendo los cristianos sin contar con su previo consentimiento para hacerlo

·         Dios envió a Pablo como Apóstol (fue escogido para eso antes de nacer)

·         Dios obligó a Pedro ir a de Cornelio aun cuando él no quería juntarse con Gentiles

Ya vimos en la sección anterior que ‘el permiso humano’ no es requisito para que Dios haga lo que quiere hacer con ellos en la tierra. Ahora veremos si estar habitando dentro de un cuerpo humano (o usar un cuerpo humano) es requisito para Dios poder obrar en la tierra. M.M. dice que Jesús tuvo que encarnarse para poder ser legal en la tierra y que “cada vez que Dios iba a ser algo en la Biblia tuvo que usar el cuerpo de una persona humana para poder llevar a cabo lo que quería hacer a causa de que Él cómo espíritu sin cuerpo no podía hacerlo por cuanto le era ilegal.”  Un amigo ministro me decía que hacer a Dios ilegal era como decir que “Dios es un indocumentado”. Pero otra vez, una mirada a las páginas de la Biblia nos muestran como el reto de M.M. es fácilmente destruido:

·         Dios se paseaba en el huerto del Edén y hablaba con Adán sin usar el cuerpo de un ser humano

·         Dios (el Ángel de Jehová) se presentó a hablar con Abraham sin usar el cuerpo de un ser humano

·         Dios hablaba cara a cara con Moisés sin usar el cuerpo de un ser humano

·         Dios hablaba en el Antiguo Testamento con voz audible sin usar el cuerpo de un humano

·         Dios habló con voz audible en el Nuevo Testamento sin usar el cuerpo de un humano

·         El Ángel de Jehová habló con Abraham sin usar el cuerpo de un humano

·         Dos ángeles sacaron a Lot de Sodoma sin usar el cuerpo de un humano

·         El Ángel del Señor habló con Agar sin usar el cuerpo de un humano

·         El Ángel de Dios iba con el pueblo de Israel en el desierto sin usar el cuerpo de un humano

·         El Ángel de Jehová vino y conversó con Gedeón sin usar el cuerpo de un humano

·         El Ángel de Jehová habló con Manoa (y su mujer) sin usar el cuerpo de un humano

·         El Ángel del Señor con una espada detuvo a Balaán y su asna para que no maldijese a Israel

·         El Asna habló con Balaán y le reprendió sin usar el cuerpo de un humano

·         Un ángel cerró la boca de los leones para que no hicieran daño a Daniel

·         Dios defendió al pueblo de Israel con un ejército de seres espirituales (ángeles) sin usar cuerpos humanos

·         Un ángel se apareció a José para anunciar el nacimiento de Jesús sin usar el cuerpo de un humano

·         Un ángel se apareció a María para anunciarle su embarazo sin usar el cuerpo de un humano

·         Un ejército de ángeles del cielo anunciaron el nacimiento de Jesús a los pastores sin usar el cuerpo de un humano

·         Un ángel removió la pesada piedra del sepulcro donde Jesús fue sepultado y se sentó sobre ella sin usar el cuerpo de un humano (Mat. 28:2)

·         Ese mismo ángel (sin usar el cuerpo de un humano) habló a las mujeres y las invitó a que entraran al sepulcro a ver el lugar donde el cuerpo de Jesús había estado (Mat. 28:3-4)

·         Un ángel abrió las puertas de la cárcel y sacó a Pedro y los apóstoles sin usar cuerpo de un humano

·         Un ángel habló a Felipe y le dijo que fuera al camino de Gaza sin usar el cuerpo de un humano

·         Un ángel habló con Cornelio para que llamara a Pedro a su casa sin usar el cuerpo de un humano

·         Un ángel tocó a Pedro en el costado y lo despertó, habló con él y lo sacó de la cárcel sin usar el cuerpo de un humano

·         Un ángel de Dios hiere a Herodes y lo mata por no dar gloria a Dios sin usar el cuerpo de un humano

·         Un ángel habló con Pablo para decirle que no naufragaría sin usar el cuerpo de un humano

·         Algunos hospedaron ángeles sin usar el cuerpos de humanos

¿Por qué Dios sana la gente?

Habiendo visto que las palabras de M.M. carecen de fundamento bíblico en torno a la necesidad de Dios de usar humano un cuerpo para poder operar legalmente en la tierra pasamos a considerar el por qué Dios sana la gente.  Según M.M. (y G.M.) la sanidad física ocurre a raíz de una necesidad de Dios. El dice que Dios no sana porque te ama, ni tiene misericordia o compasión de usted sino porque está desesperadamente necesitado de su cuerpo:

Tu cuerpo es la cosa más importante para Dios… de hecho, Dios está tan comprometido con tu cuerpo que ha provisto un programa llamado sanidad.  Dios le va a sanar esta noche porque él necesita tu cuerpo no porque él le quiere hacer sentir mejor, usted no entiende la sanidad.  Digo que Dios le va restaurar esta noche físicamente no porque él quiere que usted se sienta bien sino porque él necesita el cuerpo en el que usted vive…  Dios no quiere sanarle para que usted se sienta bien, el quiere sanarle porque Él necesita su cuerpo, él le va a sanar por amor a sí mismo.  Dígale a Dios, sáname porque tú necesitas mi cuerpo.  Usted ve, Dios es un espíritu y el está ilegal aquí sin un cuerpo.

Anteriormente mencionamos como ni M.M. (ni G.M.) dan citas bíblicas para respaldar esta declaración.  Esto es importante corregirlo porque es un ataque directo al carácter de Dios. Al declarar que Dios sana la gente por pura necesidad personal, M.M. hace de Dios un ‘egoísta’ buscando sus propios intereses y que en verdad no le interesa el bienestar de los hombres por lo que ellos son, sino por lo que puede ‘sacar’ o beneficiarse de ellos.  Nosotros creemos que Dios sana mucha gente en respuesta a la oración y lo hace por dos razones principales, por compasión y misericordia y para glorificarse por medio de la sanidad y no porque esté atrapado ilegalmente fuera del mundo y desesperado por un cuerpo físico.  Veamos las citas bíblicas.

Salmos 103:2  Bendice, alma mía, al SEÑOR, y no olvides ninguno de sus beneficios. 3  El es el que perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus enfermedades; 4  el que rescata de la fosa tu vida, el que te corona de bondad y compasión; 5  el que colma de bienes tus años, para que tu juventud se renueve como el águila.

Mateo 14:14  Y al desembarcar, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos y sanó a sus enfermos.

Marcos 1:39-42  Y fue por toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando demonios.  40  Y vino* a El un leproso rogándole, y arrodillándose le dijo: Si quieres, puedes limpiarme. 41  Movido a compasión, extendiendo Jesús la mano, lo tocó, y le dijo*: Quiero; sé limpio. 42  Y al instante la lepra lo dejó y quedó limpio.

 

Filipenses 2:26-27  porque él os añoraba a todos vosotros, y estaba angustiado porque habíais oído que se había enfermado. 27  Pues en verdad estuvo enfermo, a punto de morir; pero Dios tuvo misericordia de él, y no sólo de él, sino también de mí, para que yo no tuviera tristeza sobre tristeza.

Pero esta doctrina de M.M. y G.M. tiene repercusiones peligrosas.  Si Dios sana la gente porque necesita su cuerpo y no puede morar en ellos si están enfermos ¿Qué de aquellos cristianos que aunque creen en Dios, siguen enfermos?  ¿Son ellos gente que Dios no usa a causa de las enfermedades en sus cuerpos físicos? ¡De ninguna manera! Tanto Moisés que era torpe de lengua, Pablo que tenía una enfermedad en los ojos y Timoteo que padecía de “frecuentes enfermedades” (1 Timoteo 5:23) son hombres de la biblia los cuales fueron usados por Dios a pesar de sus enfermedades físicas. El caso de Moisés es importante porque Dios le usó por medio de su boca y fue precisamente eso lo que no le sanó y aun así se glorificó por medio de él.  Al contrario, Dios declaró a Moisés que era el quien había hecho el ciego, el sordo y el mudo:

Éxodo  4:11  Y el SEÑOR le dijo: ¿Quién ha hecho la boca del hombre? ¿O quién hace al hombre mudo o sordo, con vista o ciego? ¿No soy yo, el SEÑOR?

De hecho, Dios tiende a glorificarse más cuando hay debilidad física y es eso lo que Pablo mismo dice “cuando soy débil, entonces so y fuerte” (2 Cor. 12:10) y “lo débil del mundo escogió Dios para avergonzar lo fuerte”. 

Entendemos también que hay veces en que Dios no sana físicamente a algunas personas pero no los deja solos en el sufrimiento.  El da mayor gracia y fuerza a aquellos quienes aunque permanecen enfermos y no reciben sanidad aun así no carecen de la misericordia y la ayuda divina.  El apóstol Pablo pidió tres veces por ser librado de cierta aflicción en la carne, aunque muchos debaten la naturaleza de esa aflicción, lo cierto es que Dios decidió no librar a Pablo de tal sufrimiento físico, sin embargo le aseguró que “su gracia” (su misericordia) estaría con él. Cuando estamos en momentos de dificultad, Dios no nos deja solos, el salmista dice que “aunque ande por valles de sombra de muerte, no temeré mal alguno porque Dios está conmigo” (Salmo 23.)

¡Dios hace lo que quiere!

Las palabras sabias de Nabucodonosor que después de ser castigado por siete años viviendo como una bestia del campo, volvió en sí y reconoció algo que muchos predicadores arrogantes y vanidosos necesitan reconocer:

Daniel 4:34-35 

    

Pero al fin de los días, yo, Nabucodonosor, alcé mis ojos al cielo, y recobré mi razón, y bendije al Altísimo y alabé y glorifiqué al que vive para siempre; porque su dominio es un dominio eterno, y su reino permanece de generación en generación. 35  Y todos los habitantes de la tierra son considerados como nada, mas El actúa conforme a su voluntad en el ejército del cielo y entre los habitantes de la tierra; nadie puede detener su mano, ni decirle: "¿Qué has hecho?"

El Apóstol Pablo concuerda con las palabras poderosas de Nabucodonosor cuando dice lo siguiente a los hombres de Grecia:

Hechos 17:24-26

 

El Dios que hizo el mundo y todo lo que en él hay , puesto que es Señor del cielo y de la tierra, no mora en templos hechos por manos de hombres , 25  ni es servido por manos humanas, como si necesitara de algo, puesto que El da a todos vida y aliento y todas las cosas; 26  y de uno hizo todas las naciones del mundo para que habitaran sobre toda la faz de la tierra, habiendo determinado sus tiempos señalados y los límites de su habitación.

Las palabras inspiradas del profeta Jeremías nos recuerda la verdadera visión de Dios hacia la tierra y los hombres (naciones) que en ella moran:

Isaías 40:15-18; 22-26

 

He aquí, las naciones son como gota en un cubo, y son estimadas como grano de polvo en la balanza; he aquí, El levanta las islas como al polvo fino. 16  El Líbano no basta para el fuego, ni bastan sus bestias para el holocausto. 17  Todas las naciones ante El son como nada, menos que nada e insignificantes son consideradas por El. 18  ¿A quién, pues, asemejaréis a Dios, o con qué semejanza le compararéis? … 22  El es el que está sentado sobre la redondez de la tierra, cuyos habitantes son como langostas; El es el que extiende los cielos como una cortina y los despliega como una tienda para morar. 23  El es el que reduce a la nada a los gobernantes, y hace insignificantes a los jueces de la tierra. 24  Apenas han sido plantados, apenas han sido sembrados, apenas ha arraigado en la tierra su tallo, cuando El sopla sobre ellos, y se secan, y la tempestad como hojarasca se los lleva. 25  ¿A quién, pues, me haréis semejante para que yo sea su igual?--dice el Santo. 26  Alzad a lo alto vuestros ojos y ved quién ha creado estos astros : el que hace salir en orden a su ejército, y a todos llama por su nombre. Por la grandeza de su fuerza y la fortaleza de su poder no falta ni uno.

¿Cómo funcionan los demonios?

Los demonios están en los aires y se meten en la vida de los incrédulos y paganos de tal manera que le alejan de la verdadera adoración y fastidian sus vidas de muchas maneras. La Biblia nos presenta esta realidad tanto en el Antiguo como el Nuevo Testamento pero también nos enseña que los demonios están bajo el control de Dios y solo pueden hacer lo que Dios quiere o les permite hacer. Los demonios, sin embargo, no piden permiso a los seres humanos, ni tienen que recibir ‘derecho legal’ de parte de los humanos como enseñan algunos para operar en la vida de los hombres.  La Biblia dice que “el ladrón no viene sino para matar, robar y destruir” ¿A conocido usted algún ladrón que le pida permiso para entrar a su casa a robar o que le pida permiso a su víctima para quitarle la vida? Claro que no.  Los ladrones no necesitan ‘permiso’ para cometer sus crímenes y si piden permiso, ya no es un crimen porque “un robo” ejercido con la autorización y consentimiento del propietario, no es un robo, ni crimen, ni malo.

¿Cómo funcionan los ángeles?

Los ángeles no son seres humanos. La Biblia dice que los ángeles son seres espirituales (sin cuerpo hechos del polvo de la tierra) que funcionan dentro del ámbito terrenal.  El ángel de Jehová fue es una referencia del Antiguo Testamento a la presencia misma de Dios.  La Biblia nos declara que los ángeles visitaron y se hicieron visibles a seres humanos y hablaron con ellos.  No hizo falta poseer un cuerpo humano como pretende M.M.  De hecho, M.M.

¿Qué es Orar?

En cierta ocasión leí que John Wesley dijo lo siguiente: “tal parece que Dios no puede hacer nada por la humanidad a menos que alguien le pida que lo haga.” El problema con esa declaración, de las que hay varias versiones en la Internet, si es cierto que fue dicho de esa manera es que “aunque tal le parezca”, no es así como parece. Dios hace y ha hecho muchas cosas en la tierra y a favor de la humanidad sin que nadie se lo pida.  Dios planeó la salvación sin que nadie se lo pidiera. Dios se dispuso salvar los escogidos desde antes de la fundación del mundo, sin que nadie se lo pidiera.  Cristo vino a morir en la cruz del calvario sin que una sola persona orara para que sucediera.  No obstante ante este tipo de extremismos, entendemos que la oración es una actividad importante en la vida de las personas creyentes. No oramos para controlar a Dios ni ‘darle permiso legal’ como enseña erradamente M.M. sino para buscar la ayuda divina en los asuntos y problemas que enfrentamos en nuestra vida, para tener comunión con Dios y darle la gloria debida a Su nombre.  Pero eso no es todo porque orar es más que ‘pedir’, orar es ‘dar’ y ‘compartir’.

1.     Orar es dar gloria a Dios

La primera razón para orar es glorificar y ensalzar el nombre de Dios y ninguna oración debe de omitir este acto tan importante.  El padre nuestro comienza diciendo “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre…”  Cuando oramos reconociendo quien es Dios, podemos darle honor y honra debida a su nombre.  Un entendimiento claro de la soberanía de Dios, de su libertad de operación, su poderío y autoridad nos ayudan a orar mejor y darle mayor gloria.

2.     Orar es buscar comunión con Dios

La oración del creyentes es una manera en que este se comunica con Dios y mantiene una comunión con El.  Daniel oraba tres veces al día, David oraba de mañana, de tarde y de noche a su Dios.

Daniel 6:10  Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado,  entró en su casa;  abiertas las ventanas de su habitación que daban a Jerusalén,  se arrodillaba tres veces al día,  oraba y daba gracias delante de su Dios como solía hacerlo antes

3.     Orar es pedir limosna

¿Recuerdan la historia al comienzo de este estudio, del hombre que pedía dinero en la intersección de transito? En cierta forma, la oración es parecida.  Jesucristo comparó la oración que es oída por Dios con la de un hombre desesperado en busca de ayuda.  La oración es presentada en la biblia como una ‘súplica.’ Ninguna persona que está ‘suplicando’ lo hace para sacar a otro de una trampa o una cárcel de la que está atrapado, al contrario quien está atrapado en necesidad es el que pide.  Es el que suplica quien necesita la ayuda de aquel a quien se le pide. Por lo tanto, orar, desde ese punto de vista es pedir limosna:

Efesios 6:18

Orad en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu,  y velad en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos 

4.     Orar es rogar por misericordia

Unos de los aspectos sobresalientes de la oración es pedir misericordia, compasión y si es posible libertad. 

 

Mateo 18:26-27 Entonces aquel siervo,  postrado,  le suplicaba diciendo: "Señor,  ten paciencia conmigo y yo te lo pagaré todo". 27  El señor de aquel siervo,  movido a misericordia,  lo soltó y le perdonó la deuda.

 

Mateo 9:27  Cuando salió Jesús,  lo siguieron dos ciegos,  diciéndole a gritos:   --¡Ten misericordia de nosotros,  Hijo de David!

 

Marcos 1:40-41 Vino a él un leproso que,  de rodillas,  le dijo: --Si quieres,  puedes limpiarme. 41  Jesús,  teniendo misericordia de él,  extendió la mano,  lo tocó y le dijo:--Quiero,  sé limpio.

 

Marcos 5:19  Pero Jesús no se lo permitió,  sino que le dijo: --Vete a tu casa,  a los tuyos,  y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo y cómo ha tenido misericordia de ti.

 

Lucas 18:13  Pero el publicano,  estando lejos,  no quería ni aun alzar los ojos al cielo,  sino que se golpeaba el pecho, diciendo: "Dios,  sé propicio a mí,  pecador".

 

Filipenses 2:27  En verdad estuvo enfermo,  a punto de morir;  pero Dios tuvo misericordia de él,  y no solamente de él,  sino también de mí,  para que yo no tuviera tristeza sobre tristeza.

Hebreos 4:16  Acerquémonos,  pues,  confiadamente al trono de la gracia,  para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

5.     Orar es clamar por auxilio

El que ora es aquel que se siente en necesidad de ser socorrido por Dios.  No es el que está preso o atrapado por sus palabras quien socorre al que está libre sino el que está libre quien socorre al que está preso

El salmista oraba diciendo:

Salmo 23 “alzaré mis ojos a los montes, ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová que hizo los cielos y la tierra”. 

Esas palabras no son de uno que está dando permiso a Dios sino de alguien que necesita el amparo y la ayuda de Dios que rige el universo, que gobierna los corazones y controla las acciones de todos los hombres con toda autoridad y poder sin depender de ellos para su permiso. 

6.     Orar es reconocer ‘nuestra’ incapacidad

El rey Josafat, en su oración desesperada ante Dios a causa del ataque del enemigo que venía contra su nación oró de la siguiente manera:

2 Reyes 20:12  Oh Dios nuestro, ¿no los juzgarás? Porque no tenemos fuerza alguna delante de esta gran multitud que viene contra nosotros, y no sabemos qué hacer; pero nuestros ojos están vueltos hacia ti.

7.     Orar es reconocer que Dios es soberano

Solamente aquellos que reconocen la soberanía absoluta de Dios y su gobierno ilimitado sobre toda su creación pueden orar a Dios con confianza y seguridad. ¿Por qué? Porque solamente un Dios soberano es capaz de contestar las suplicas, ruegos y llamados de socorro de aquellos que se acercan a Él en oración.  Si Dios no fuese soberano y sin restricciones para actuar, nuestras oraciones a El carecerían de significado, confianza y seguridad.  Si dios no fuese totalmente soberano y sin restricciones, simplemente no fuera Dios.

Romanos 4:20-21  Tampoco dudó,  por incredulidad,  de la promesa de Dios,  sino que se fortaleció por la fe,  dando gloria a Dios, 21  plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido

 

Efesios 3:20  Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos,  según el poder  que actúa en nosotros

 

8.     Orar es aceptar que solo Dios puede intervenir en los asuntos de los hombres que no tienen fuerza y confían en su ayuda:

2Crónicas 14:11  Entonces Asa invocó al SEÑOR su Dios, y dijo: SEÑOR, no hay nadie más que tú para ayudar en la batalla entre el poderoso y los que no tienen fuerza; ayúdanos, oh SEÑOR Dios nuestro, porque en ti nos apoyamos y en tu nombre hemos venido contra esta multitud. Oh SEÑOR, tú eres nuestro Dios; que no prevalezca hombre alguno contra ti.

9.     Orar es humillarse

2 Crónicas 7:14  y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra.

Cambiando el orden de las cosas

Las palabras de Jesús fueron “Sin mi nada podréis hacer” pero eso es cambiado por M.M. a algo totalmente anti-bíblico: “sin vosotros, yo nada puedo hacer”. Según M.M. no es el hombre quien está atrapado en un “cuerpo de muerte” (Romanos 7) sino Dios quien está atrapado fuera de su creación en un mundo sin cuerpo y necesita que los hombres le hagan el favor de dejarle entrar, de sacarle de esa desesperante condición y liberarle de su entrampamiento.

Es el hombre el que está limitado, no Dios

¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?  Dios no necesita ‘cuerpos de tierra’; el poder espiritual es mayor que el poder físico. Una de las verdades que Pablo enseña a los Corintios es la diversidad de ‘cuerpos’ que existen.  Hay cuerpo terrenal y hay cuerpo espiritual. Dese cuenta que el hecho de que sea ‘espiritual’, no descarta que sea cuerpo.  La idea está en que el cuerpo espiritual es uno de mayor calidad que el cuerpo terrenal.  Cuando Pablo se refiere al cuerpo resucitado, dice que este cuerpo de tierra será ‘transformado’ en un cuerpo de mejor calidad, un cuerpo espiritual.  El cuerpo espiritual no está sujeto a las limitaciones del cuerpo de tierra.  Jesucristo también hablando sobre el tema de la resurrección nos dice que los resucitados para vida eterna “serán como los ángeles de Dios”.  Eso es importante porque nos ayuda a entender este tema.  Los ángeles son seres creados superiores a los hombres pero en la resurrección, la calidad de los cuerpos será igual. 

El cuerpo terrenal de los hombres está limitado a este planeta y no puede funcionar en un plano espiritual, sin embargo el cuerpo espiritual de los ángeles no sufre de tal limitación.  Los ángeles funcionan en un dominio espiritual pueden entrar al dominio terrenal sin tener que adoptar un cuerpo humano.  Por tal razón, es el hombre quien sufre limitaciones y no Dios, ni tampoco los ángeles.  Por eso vemos que tanto en el Antiguo Testamento se dan relatos de apariciones angelicales conversando y relacionándose con los hombres y ángeles que funcionan en el plano terrenal, mas no así con los hombres que para entrar al plano espiritual deben hacerlo por medio de visiones o la capacitación sobrenatural de sus sentidos para poder apreciar las cosas espirituales. 

Un ataque a la doctrina de Cristo

En último lugar, pero de suma importancia, quizás de mayor trascendencia que todo lo que hemos expuesto, hemos de considerar la visión que M.M. presenta en cuanto a la doctrina de la persona de Jesús.  Según dice M.M. en la cruz del calvario quien murió fue ‘Jesús’ pero no ‘Cristo’.  M.M. separa el cuerpo de Jesús de la persona de Cristo. El dijo lo siguiente:

Jesús murió en la cruz pero Cristo no murió; Cristo bajó al infierno y le arrebató las llaves al diablo.

Hay un par de errores aquí. Primeramente lo que M.M. dice no tiene lógica ni sentido alguno, el cuerpo muere porque la persona muere y cuando la persona muere, el cuerpo muere.  Es incorrecto decir que la hay muerte del cuerpo y no de la persona en su totalidad.  El error de separar a Jesús en dos personas es conocido como Nestorianismoy  ha sido repudiado por la iglesia desde hace mucho tiempo.  El Ministerio de Apologética e Investigación Cristiana (CARM)[iii] explica de que se trata:

El Nestorianismo es el error que dice que en Jesús hay dos personas distintas.  La herejía es nombrada tras Nestorio, quien nació en Siria y murió en 451 AD, quien defendía esta doctrina.  Nestorio era un monje quien vino a ser patriarca de Constantinopla y repudió el titulo Mariano de “Madre de Dios.” El mantuvo que María era la madre de Cristo solamente respecto a su humanidad.  El concilio de Éfeso convino en 431 AD para atender este asunto y pronunció que Jesús fue una persona con dos naturalezas distintas e inseparables: humana y divina.

 

Nestorio fue depuesto como patriarca y enviado a Antioquía, después a Arabia, y luego a Egipto. El Nestorianismo sobrevivió hasta cerca del 1300.   El problema con el Nestorianismo es que amenaza la expiación.  Si Jesús era dos personas, ¿Cuál de ellas murió en la cruz? Si fue “la persona humana” entonces la expiación no tiene calidad divina y por ende es insuficiente para limpiarnos de nuestros pecados.[iv]

Cuando M.M. dice que la naturaleza divina de Cristo no murió en la cruz, lo que está defendiendo se parece demasiado a la herejía del Nestorianismo rechazada por la iglesia pero eso es algo que muy probablemente los que le aplauden y creen su doctrina no conocen.  Además, hallamos declaraciones en la Biblia que afirman tanto que ‘Jesús’ murió en la cruz del calvario como declaraciones que afirman que ‘Cristo’ fue quien murió:

Romanos 5:8  Pero Dios muestra su amor para con nosotros,  en que siendo aún pecadores,  Cristo murió por nosotros

El texto griego original dice que ‘Christos’ murió, ese por cierto, no es el único verso que dice que ‘Cristo murió’. (ver Rom. 5:6; Rom. 5:8; Rom 8:34; Rom. 14:9; Rom. 14:15; 1Cor. 8:11; 1Cor. 15:3; 2Cor. 5:14; Gal. 2:21; 1Ped. 3:18) . El próximo verso dice que ‘Jesús’ fue el que murió y resucitó:

1 Tesalonicenses 4:14  Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también Dios traerá con El a los que durmieron en Jesús.

Y el último verso dice que fue ‘Cristo Jesús’ quien murió:

Romanos 8:34  ¿Quién es el que condena? Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

En el libro de Apocalipsis leemos cuando Jesús se apareció a Juan en una visión y se identificó a sí mismo como “Iêsou Christou” (Jesús Cristo o Jesucristo) y dice a Juan “yo soy el primero y el último, 18  y el que vive, y estuve muerto; y he aquí, estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades. (Rev. 1:17-18.)  ¿A quién le creemos, a Munroe, a Maldonado o a Dios?

El segundo error que encontramos en lo que ha declarado M.M. (una enseñanza muy popular dentro de los círculos palabra de fe) es que en ninguna parte de la Biblia se dice que cuando Cristo murió tuvo una entrevista personal con el diablo debajo de la tierra.  Solamente en la mente creativa de Munroe ocurre tal encuentro.  Cuando la Biblia dice que Jesús tiene las llaves del la muerte y del hades, las tiene no como resultado de haber quitado a Satanás las llaves literalmente sino como resultado de su muerte y su resurrección.  Cuando Jesucristo resucitó al tercer día, venció la muerte y tomó autoridad sobre ella.  Pedro lo explica de esta manera:

 

Hechos 2: 24  Dios lo levantó,  sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuera retenido por ella

Conclusión

Vivimos en tiempos donde los cristianos más que nunca antes, están forzados a estudiar detenidamente su biblias para confirmar si lo que se les enseña por los líderes modernos es cierto o no lo es. Muchos comprobaran que han sido engañados y otros nunca lo sabran hasta que sea muy tarde. Las doctrinas presentadas por M.M y G.M. en torno a la razón para la oración pueden parecer palabras sabias y poderosas, llenas de conocimiento para aquellos quienes no escudriñan la Biblia con la guía del Espíritu Santo. No sabemos que puede mover a una persona a ensenar cosas tan contrarias a la Palabra de Dios, pero recordamos las palabras del apóstol Pablo en su despedida de Éfeso:

Hechos 20: 30 Y de entre vosotros mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas para arrastrar tras sí discípulos.

En el empeño por tener seguidores, muchos maestros ostentan tener ‘lo último’ en revelación divina pero al hacerlo confunden al pueblo predicando y enseñando cosas totalmente contrarias a la verdad de Dios tal como la hallamos en la Biblia.  Decir que “Dios está atrapado”, que “te sana porque necesita  su cuerpo” porque “Dios está ilegal en la tierra” son cosas totalmente contrarias a la Biblia, sin embargo, como en este caso hay muchos que las aplauden sin saber que están aplaudiendo y siguiendo mentiras y engaños.  

Deuteronomio 4:39  "Aprende pues,  hoy,  y reflexiona en tu corazón que Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra;  no hay otro.

Alguien dijo una vez que "el error está en llevar una verdad a los extremos, y todas las herejías comienzan con una verdad empujada a los extremos."  No es cuestión de que Dios en su soberanía manipule la gente como si fueran títeres, (eso es un extremo); es cuestión de no decir cosas que no son bíblicas. Todas las iglesias cristianas, independientemente de denominación enseñan que Dios funciona providencialmente, es decir a través de medios.  Lo que las iglesias cristianas no enseñan es que “Dios está atrapado” y el hombre tiene que sacarlo del entrampamiento; ni que “Dios no habla mucho porque cuando habla se limita”; que Dios sana la gente no porque los ama sino porque los necesita; ni que Dios se inventó la oración para que el hombre lo libre de sus limitaciones.

El hecho de que Dios utilice a los hombres en sus planes en la tierra no significa que el no pueda intervenir en los asuntos de los hombres sin su previo consentimiento ni su permiso tal como lo ha hecho, lo hace y lo seguirá haciendo.   Sí, Dios usa los hombres en la gran mayoría de los casos, y es un privilegio para el hombre que el Dios del universo condescienda a los seres creados aun más bajo que los ángeles y se acuerde de ellos en sus planes. Es también cierto que es agradable a  Dios que estemos dispuestos a hacer Su obra y serle útiles. Sin embargo, saltar de eso a decir que Dios me tiene que pedir permiso y que soy yo quien lo libra de su cárcel porque abrió la boca y se encerró en lo que dijo es un extremo anti-bíblico. Decir que cuando Dios habla su soberanía se termina es empujar el asunto más allá de lo que es bíblico.  De eso debemos tener cuidado de no caer en el error.

Quizás hay mucho más que se pueda decir sobre el tema, pero consideremos que lo expuesto en este claro estudio es más que suficiente para refutar la falsa doctrina de que Dios es ilegal, que necesita nuestro permiso, que está atrapado, que sin nosotros el no puede hacer nada y que nuestra oración es el permiso para que Dios deje de ser ilegal y pueda actuar y cuál es el verdadero propósito de la oración.  

Finalmente, pensamos que es también una verdadera desgracia para la iglesia y para el mundo que las estaciones de radio y de televisión cristianas que pudieran evitar que tantas doctrinas erradas y falsas sean propagadas a través de sus ondas, simplemente no lo hacen.  Vemos que el discernimiento espiritual ha quedado en segundo plano a fin de sustentar la mentira y el error.  Quiera Dios que este estudio sirva para abrir sus ojos espirituales y poder discernir lo que verdaderamente es de Dios y lo que simplemente no lo es.

¡AMEN!

Linaje Escogido.

Escrito por laverdadeterna 04-06-2008 en General. Comentarios (2)

     La iglesia de cristo, columna y baluarte de la verdad, .

Esta conformada por un grupo de creyentes redimidos por su sangre y separados para vivir en santidad.

     El apostol Pablo recomendaba a su discipulo timoteo que trazara bien la palabra de verdad.

     La iglesia de Cristo debe hacer lo mismo en la actualidad, por medio de esta web queremos contribuir en la instruccion  de aquellos que deseen ser obreros aprobados por Dios que no tengan de que avergonzarse y que usen bien la palabra de Verdad.